PostHeaderIcon ¿Cómo Se Deberían «Leer» Los Libros De Desarrollo Personal Y Autoayuda?

Leer libros autoayuda y desarrollo personalSi eres una persona que acostumbra a leer libros de autoayuda y desarrollo personal con cierta frecuencia, seguramente te hayas planteado la siguiente cuestión en alguna ocasión:

«¿Cómo debería leer los libros de autoayuda y desarrollo personal para obtener el mayor provecho de ellos?».

Los libros de desarrollo personal y autoayuda resultan ser un valiosísimo tesoro y, como es obvio, quienes dedicamos tiempo a leerlos deseamos extraer de ellos toda la riqueza que contienen en su interior.

Precisamente por este motivo, me gustaría compartir contigo algunas ideas sobre cómo leer los libros de desarrollo personal y autoayuda, ya que, bajo mi punto de vista, casi podría considerarse un arte.

Libros de autoayuda Vs. Novelas

A diferencia de las novelas, los libros de desarrollo personal y autoayuda no deberían simplemente leerse, sino que más bien tienen que ser estudiados y trabajados, como estás a punto de comprobar.

La lectura de los libros de autoayuda y desarrollo personal posee un propósito definido, que es mejorar la vida del lector. Es decir, los libros de autoayuda y desarrollo personal se leen con el objetivo de adquirir valiosos conocimientos y hacer uso de ellos para mejorar nuestras vidas.

De manera que, aunque su lectura pueda proporcionarnos un enorme placer, no leemos únicamente para disfrutar. Esto es algo de lo que debemos ser plenamente conscientes.

Antes de comenzar a leer…

Como con cualquier otra lectura, el lugar que decidamos para llevarla a cabo resulta muy importante. Por tanto, es muy conveniente escoger un ambiente tranquilo y un espacio ordenado, que nos permita evitar distracciones y permanecer concentrados.

Algunas personas emplean de fondo música de relajación mientras realizan su lectura.

Por otro lado, es recomendable realizar la lectura sentado sobre un asiento cómodo y con luz suficiente (natural preferiblemente) para no tener que forzar la vista.

Preparando nuestra mente

Una gran idea es la de leer con la mentalidad de estar asistiendo a clase con un profesor (el autor) que nos explica una lección.

Algo que no debemos olvidar es que nuestro objetivo principal es aprender todo lo posible y no simplemente llegar al final del libro. ¿De qué sirve leer todas las páginas si no hemos aprendido nada? Ninguno.

Comenzando a leer

En primer lugar, leer detenidamente el título y subtítulo del libro, así como la contraportada es fundamental para hacernos una ligera idea de aquello que trata y de lo que vamos a encontrar en su interior.

Otra cosa importante antes de comenzar la lectura de cualquier libro de autoayuda y desarrollo personal es conocer algunos detalles sobre el autor y detenernos a comprobar la fecha de publicación para ser conscientes de si estamos ante un libro recientemente escrito o no.

El siguiente paso, a mi juicio, sería leer el índice y la introducción, ya que, en ocasiones, ambos pueden ofrecernos un breve resumen o esquema de la estructura del libro y, por tanto, nos permitirá formarnos una idea algo más clara en nuestra mente.

A continuación, nos sumergimos en la lectura del libro y empezamos a leer, obviamente, por el primer capítulo.

Subrayar, ¿Si o No?

Una excelente forma de lograr extraer el máximo número de conocimientos posibles del libro, es subrayar todo aquello que nos resulte importante. Sin embargo, esta idea no convence a todo el mundo, ya que, en cierto sentido, subrayar el libro significa dañarlo.

Se suele recomendar subrayar con el color rojo, ya que está demostrado que ayuda a la memorización de los conocimientos, y en mi opinión, siempre resulta más conveniente hacerlo con lápiz, en vez de bolígrafo o rotulador. Aunque cada persona tiene sus propios gustos.

Para quienes prefieran no subrayar el libro, existen otras muchas soluciones, como por ejemplo, los post it, hacer fotos de aquello que llamó nuestra atención y archivarlas en una carpeta o simplemente escribirlas a mano en un cuaderno o en el ordenador. Estos métodos requieren de un mayor trabajo, pero evitan marcar el libro. La decisión es tuya.

Lee dos veces

Otra valiosa idea para obtener el mayor provecho de los libros de autoayuda y desarrollo personal es leer cada capítulo dos veces. Es decir, cuando se llegue al final de un capítulo, en vez de pasar directamente al siguiente, volver a releer el mismo. Podemos decidir entre leer todo el capítulo, palabra por palabra, o solo aquello que hemos subrayado o destacado.

En esta segunda lectura puedes comprobar si hay algo importante que se te pasó por alto.

Haz un resumen

También resulta muy positivo plantearse hacer un resumen de cada uno de los capítulos y cada libro que leemos, con el objetivo de memorizar y retener el contenido en mayor medida y poder consultarlo posteriormente en futuras ocasiones.

Aplica y practica

Aplica y pon en práctica de inmediato todos y cada uno de los principios y lecciones adquiridas. Hacer uso de ellos es la mejor manera de afianzarlos y hacerlos nuestros. Lo anterior resulta tan sumamente importante importante que deberías leerlo al menos una vez más.

Relee

Cuando finalicemos la lectura del libro, dejar pasar un tiempo y volver a leerlo nuevamente en futuras ocasiones nos permitirá encontrar una gran cantidad de detalles que nos pasaron por alto la vez anterior. Hay libros que deberían ser leídos dos, tres, cuatro… o incluso más veces.

¡No te olvides!

Por último, regresa con cierta frecuencia al libro. Revisa, repasa y hojealo tantas veces como te parezca oportuno y sea nececesario, hasta que sientas que comprendes y has asimilado e interiorizado la totalidad de su mensaje. No lo dejes en la estantería y te olvides para siempre.

 

En definitiva, un libro de autoayuda no se debe “tragar” o “engullir”, sino “masticar” y “digerir”, es decir, que no tienes que limitarte simplemente a leerlo de corrido y en una sola ocasión, sino que en su lugar debes estudiarlo, reflexionar sobre él, tratar de exprimirlo al máximo, asimilar los conocimientos que posee, extraer conclusiones, memorizar sus principios y aplicar sus lecciones.

 

*El que acabo de describir es el método que personalmente intento emplear para leer mis libros de desarrollo personal y autoayuda. ¡Deseo que te sirva de ayuda!

Y tú… ¿cómo lees tus libros de desarrollo personal y autoayuda?

 

¿Qué te ha parecido este artículo?, ¿Te ha resultado útil y valioso?, ¿De qué manera lees tus libros de desarrollo personal?, ¿Los subrayas?, ¿Qué es lo que más te ha gustado?

 

¡Compártelo!

¡Déjame Tus Comentarios!

*