PostHeaderIcon Los 10 Principales Errores De Los Líderes Según Napoleón Hill

Rey tumbadoSi deseas ser un líder exitoso deberás evitar a toda costa cometer alguno de estos 10 errores de los que nos advierte Napoleón Hill.

Cualquiera de ellos es suficiente para provocar el fracaso de un líder, así que estudia bien la lista y asegúrate de no caer en ninguno.

 

1. Incapacidad para organizar detalles

Un liderazgo eficiente requiere capacidad para organizar y controlar los detalles. Ningún líder genuino está jamás demasiado ocupado para hacer cualquier cosa que se le pueda pedir en su condición de líder. Cuando un hombre, ya sea en calidad de líder o de asistente, admite que está demasiado ocupado para cambiar de planes o para prestar atención a una emergencia, está admitiendo su incompetencia.  El líder de éxito debe ser quien controle todos los detalles relacionados con su posición. Esto significa, por supuesto, que ha de adquirir el hábito de relegar los detalles a seguidores capaces.

 

2.- Mala disposición para prestar servicios modestos

Los líderes realmente grandes están siempre dispuestos, cuando la ocasión lo exige, a llevar a cabo cualquier tipo de labor que se les pida que hagan. «Que el mejor de entre vosotros será el sirviente de todos» es una verdad que todos los líderes capaces observan y respetan.

 

3.- Expectativas de gratificación por lo que saben y no por lo que hacen con aquello que saben

El mundo no paga a los hombres por lo que saben. Les pagan por lo que hacen, o impulsan a hacer a otros.

 

4.- Temor ante la competencia de los seguidores

El líder que teme que uno de sus seguidores pueda ocupar su puesto está prácticamente condenado a ver cumplidos sus temores tarde o temprano. El líder capaz entrena a seguidores en quienes pueda delegar, a voluntad, cualquiera de los detalles de su posición. Sólo de ese modo un líder puede multiplicarse y prepararse para estar en muchos lugares y prestar atención a muchas cosas al mismo tiempo. Es una verdad eterna que los hombres reciben más paga para hacer que los demás trabajen, que lo que ganarían por su propio esfuerzo. Un líder eficiente puede, a través del conocimiento de su trabajo y del magnetismo de su personalidad, aumentar en gran medida la eficacia de los demás, e inducirlos a rendir más y mejores servicios que los que rendirán sin su ayuda.

 

5.- Falta de imaginación.

Sin imaginación, el líder es incapaz de superar las emergencias, y de crear planes que le permitan guiar con eficacia a sus seguidores.

 

6.- Egoísmo.

El líder que reclama todo el honor por el trabajo de sus seguidores está condenado a generar resentimientos. El verdadero líder no exige honor alguno. Le alegra ver que los honores, cuando los hay, son para sus seguidores, porque sabe que la mayoría de los hombres trabajarán con más entusiasmo por recomendaciones y reconocimientos, que sólo por dinero.

 

7.- Intemperancia.

Los seguidores no respetan a los líderes intemperantes, que no tienen templanza, ni moderación. Además, la intemperancia en cualquiera de sus diversas formas destruye la resistencia y la vitalidad de cualquiera que se deje llevar por ella.

 

8.- Deslealtad.

Quizás esta causa debería encabezar la lista. El líder que no sea leal con su organización y con su equipo, con quienes están por encima de él y con quienes están por debajo, no podrá mantener por mucho tiempo su liderazgo. La deslealtad le señala a uno como alguien que está en el nivel del polvo que pisamos, y atrae sobre su cabeza el desprecio que se merece. La falta de lealtad es una de las principales causas de fracaso en todos los terrenos de la vida.

 

9.- Acentúar la autoridad del liderazgo.

El líder eficiente enseña mediante el estímulo y no intenta atemorizar a sus seguidores. El líder que trata de impresionar a sus seguidores con su autoridad, entra en la categoría de liderazgo por la fuerza. Si un líder lo es de verdad, no necesitará anunciarlo, a no ser mediante su conducta, es decir, con su simpatía, comprensión y sentido de la justicia, y demostrando, ademas, que conoce su trabajo.

 

10.- Insistir en el título.

El líder competente no necesita títulos para obtener el respeto de sus seguidores. El hombre que insiste demasiado en su título, generalmente no tiene mucho mas en qué apoyarse. Las puertas del despacho de un verdadero líder permanecen abiertas para todos aquellos que desean entrar, y su lugar de trabajo está tan libre de formalidad como de ostentación.

 

*Los 10 errores principales de los líderes que acabas de leer forman parte del libro «Piense Y Hágase Rico» de Napoleón Hill, un auténtico clásico de la autoayuda y el desarrollo personal sobre la abundancia, la prosperidad, la riqueza y el dinero. ¡100% recomendado!

 

¿Qué te ha parecido este artículo?, ¿Te ha resultado útil y valioso?, ¿Qué opinas de estos 10 errores de los líderes?, ¿Cuál te parece más importante de todos?, ¿Has leído el libro “Piense Y Hágase Rico” de Napoleón Hill?

 

¡Compártelo!

¡Déjame Tus Comentarios!

*