PostHeaderIcon Los 13 Principios Del Éxito Y La Riqueza de Napoleón Hill

Montones de dinero de tamaño adcendente.El éxito y la riqueza es la consecuencia de actuar de un determinado modo, siguiendo ciertos principios inmutables basados en las leyes de la naturaleza.

Estos 13 principios fueron recopilados por Napoleón Hill tras la sugerencia que Andrew Carnegie le hizo de investigar a cientos de hombres de éxito durante más de 20 años con el propósito de señalar todas y cada una de las causas del éxito y la riqueza.

Los principios que estás a punto de descubrir han sido los responsables de la fortuna de infinidad de personas en el mundo, por lo que su validez está más que garantizada.

Ahora te toca a ti ponerlos en práctica y comprobar los resultados.

 

Principio #1. El Deseo.

Quien pretenda alcanzar el éxito debe primero poseer un ardiente deseo. No una mera esperanza o simples ganas de lograr el éxito, sino un deseo obsesivo que sea capaz de trascenderlo todo.

Este deseo debe ser tal que motive a la persona hasta el punto de estar dispuesta a quemar todas sus naves demostrando que el fracaso no supone una posible opción.

Además, este deseo deber estar definido con precisión y claridad, pues es esencial poseer un conocimiento exacto de lo que uno desea si se quiere hacer realidad.

 

Principio #2. La Fe.

Todos los pensamientos mezclados con la fe comienzan inmediatamente a transformarse en su equivalente físico, por el medio más práctico y directo. Esto sucederá tanto si son pensamientos de naturaleza negativa o destructiva como de naturaleza positiva o constructiva.

La fe es un estado mental que se puede inducir a través de la autosugestión, es decir, la repetición de afirmaciones dirigidas al subconsciente.

Aquella persona que desee tener exito debe tener fe absoluta en sí misma y en el universo.

 

Principio #3. La Autosugesión.

La autosugestión es el medio a través del cual una persona puede influir voluntariamente en su subconsciente con pensamientos positivos o, por negligencia, con pensamientos negativos.

El subconsciente reconoce y actúa sólo en los pensamientos que han sido combinados con la emoción.

Llevar a cabo la transformación del deseo en una realidad tangible conlleva el empleo de la autosugestión. Es necesario hacer creer al subconsciente que debe obtener aquello que desea, de este modo le proporcionará planes prácticos para lograrlo que deberá poner en acción de inmediato.

 

Principio #4. El Conocimiento Especializado.

Hay dos clases de conocimiento: el general, que no resulta muy útil en la acumulación de dinero; y el especializado.

El conocimiento debe estar organizado y dirigido mediante planes prácticos de acción hacia un objetivo determinado.

Estos conocimientos no tienen por qué estar en posesión de la persona que acumula la fortuna.

El propósito primordial de la vida de una persona, el objetivo por el que se está esforzando, determinará qué conocimientos son los que requiere.

 

Principio #5. La Imaginación.

Las ideas son producto de la imaginación. El hombre es capaz de crear cualquier cosa que pueda imaginar.

Hay dos tipos de imaginación: la imaginación sintética que no crea y es a la que recurren los inventores; y la imaginación creativa es la que usan los genios y a través de ella la mente finita del hombre tiene comunicación directa con la Inteligencia Infinita. Es la manera mediante la que se reciben los presentimientos y las inspiraciones.

Hay que ejercitar la imaginación ya que se agudiza por el uso.

La transformación del impulso intangible, del deseo, en una realidad tangible, exige el uso de un plan o más. Este plan debe realizarse con la ayuda de la imaginación.

 

Principio #6. La Planificación Organizada.

La planificación inteligente es esencial para el éxito de cualquier empresa ideada para acumular riquezas.

El modo de transformar el deseo intangible en algo concreto es a través de un plan.

Alíese con un grupo de tantas personas como pueda necesitar para la creación y ejecución de su plan para la acumulación de dinero.

Si su primer plan fracasa, inténtelo con otro. Si este nuevo plan tampoco funciona, vuelva a cambiarlo por otro, y así sucesivamente hasta que encuentre un plan que de resultado.

Ningún hombre puede tener éxito en ninguna empresa sin contar con planes que sean prácticos y viables.

 

Principio #7. Decisión.

La falta de decisión es, tal vez, la mayor causa del fracaso.

Las personas más exitosas poseen el hábito de tomar decisiones con rapidez y cambiarlas con lentitud.

La gente que no logra obtener éxito suele verse fácilmente influida por las opiniones de los demás.

Mantenga los ojos y los oídos bien abiertos, y la boca cerrada, si quiere adquirir el hábito de una toma de decisiones rápida. Quienes hablan mucho, hacen poco.

Quienes toman decisiones con rapidez y de un modo definitivo saben muy bien lo que quieren, y, en general, lo consiguen.

La firmeza de decisión exige siempre valor, y, a veces, incluso mucho valor.

 

Principio #8. Perseverancia.

La perseverancia es un factor esencial para el procedimiento de transformar el deseo en su equivalente monetario. El fundamento de la perseverancia es la fuerza de voluntad.

La mayoría de personas está preparada para abandonar sus objetivos a la primera señal de oposición. Unos pocos persisten a pesar de todas las oposiciones hasta que lo alcanzan.

La falta de perseverancia puede superarse mediante el esfuerzo. La facilidad con la que esta se venza depende de la intensidad de su deseo.

Nadie logrará disfrutar de grandes logros sin pasar por la prueba de la perseverancia. Allí donde alguien acumula grandes riquezas, puede estar seguro de que hay perseverancia.

 

Principio #9. El Poder Del Trabajo En Equipo.

Los planes son inertes e inútiles si no se dispone del poder suficiente para transformarlos en acción.

El equipo de trabajo puede ser definido como «coordinación de conocimiento y esfuerzo, en un espíritu de armonía, entre dos o más personas, para el logro de un propósito definido.» Ningún individuo tendrá un gran poder sin tener el equipo de trabajo a su disposición.

Existen dos características del principio del equipo de trabajo: una de naturaleza económica y otra psíquica.

La característica económica es evidente, cualquier persona podrá conseguir ventajas rodeándose del asesoramiento, consejo y la cooperación de un grupo de personas dispuestas a prestarle ayuda honesta en un espíritu de perfecta armonía.

La característica psíquica es más difícil de captar. «No hay dos mentes que se unan sin crear por ello una tercera fuerza invisible e intangible que puede enlazar con una tercera mente.»

Cuando un grupo de cerebros individuales se coordina y funciona en armonía, la energía generada incrementada por esa alianza se transforma en algo que está a disposición de cada uno de los cerebros individuales que forman parte del grupo.

 

Principio #10. El Misterio De La Transmutación Del Sexo.

El significado de la palabra transmutar es cambiar o transferir de un elemento a otro, o forma de energía, en otro.

El deseo sexual es el más poderoso de los deseos humanos.

El deseo de la expresión sexual es innato y natural. Ese deseo no puede ni debe ser sumergido ni eliminado, pero debe proporcionársele una vía de salida a través de formas de expresión que enriquezcan el cuerpo, la mente y el espíritu del hombre.

Cuando los hombres se ven impulsados por la emoción del sexo, se hallan dotados de un superpoder para la acción.

Destruya las glándulas sexuales, ya sea de un hombre o en el animal irracional, y habrá eliminado la mayor fuente de acción.

Los hombres que acumularon grandes fortunas y alcanzaron grandes alturas de poder y fama lo hicieron así para satisfacer, sobre todo, su deseo de agradar a la mujer. Si se sacara a las mujeres de sus vidas, las grandes riquezas serían inútiles para casi todos los hombres.

 

Principio #11. El Subconsciente.

El subconsciente es un campo de conciencia en el que todo impulso de pensamiento que alcanza la mente consciente a través de cualquiera de los cinco sentidos se ve clasificado y registrado, y del que se pueden recordar o retirar pensamientos del mismo modo que se sacan las cartas de un archivador.

Cualquier plan, pensamiento o propósito que se desee trasladar en su equivalente físico o monetario puede plantarse a voluntad en el subconsciente.

El subconsciente actúa de día y de noche. La mente subconsciente utiliza las fuerzas de la Inteligencia Infinita para disponer del poder con el que transforma voluntariamente los deseos de una persona en su equivalente monetario o físico, empleando siempre los medios más prácticos con los que pueda lograrse este fin.

El subconsciente es el vínculo de conexión entre la mente finita del hombre y la Inteligencia Infinita.

El subconsciente funciona, al margen de que usted haga o no algún esfuerzo por influir sobre él. Los pensamientos relativos al temor y a la pobreza, así como todos los pensamientos negativos. sirven de estímulos para su mente subconsciente, a menos que usted controle esos impulsos, y alimente su subconsciente con un alimento más deseable. Si no logra plantar deseos en él, entonces se alimentará de pensamientos que le llegarán como resultado de su propia negligencia.

El subconsciente es más susceptible de verse influido por el impulso de pensamiento cuando éstos se hallan mezclados con un «sentimiento» o una emoción, que cuando se originan sólo en la parte razonadora de la mente. Las emociones negativas se inyectan voluntariamente en los impulsos del pensamiento, que aseguran su paso hacia el subconsciente. Las positivas, en cambio, tienen que ser inyectadas, a través de la disciplina de la autosugestión, en los impulsos del pensamiento que el individuo desee pasar a su subconsciente.

La mente no puede verse ocupada por emociones positivas y negativas al mismo tiempo. En cada momento, unas u otras tienen que dominar. Nuestra responsabilidad consiste en asegurarnos que las emociones positivas constituyan la influencia dominante de nuestra mente.

La mente subconsciente es el intermediario que traduce las oraciones de uno en términos que la inteligencia pueda reconocer, presenta el mensaje y trae de nuevo la respuesta en forma de un plan, o de una idea, definido para procurar el objeto de la plegaria.

 

Principio #12. El Cerebro.

Todo cerebro humano es tanto una estación receptora como emisora para la vibración del pensamiento. Todo cerebro humano es capaz de captar las vibraciones de pensamiento que están siendo emitidas por otros cerebros.

El subconsciente es la «estación emisora» del cerebro a través del cual se emiten vibraciones de pensamiento.

La imaginación creativa es el «aparato receptor» a través del cual se captan las energías del pensamiento.

Manejar tu «estación radiodifusora mental» es un procedimiento relativamente sencillo. Sólo necesitas tener presentes tres principios: el subconsciente, la imaginacion creativa y la autosugestión.

El hombre comprende muy poco, o nada, acerca de la fuerza intangible del pensamiento.

 

Principio #13. El Sexto Sentido.

El sexto sentido es esa porción de la mente subconsciente a la que nos hemos referido como imaginación creativa o aparato receptor, a través del cual las ideas, los planes y los pensamientos surgen en la mente. A veces, estos destellos son denominados presentimiento, intuición o inspiración.

Los seres humanos reciben un conocimiento exacto a través de fuentes que son distintas a los sentidos físicos. En general, tal conocimiento se recibe cuando la mente se halla bajo la influencia de un estímulo extraordinario.

El sexto sentido no es algo que uno pueda quitarse o ponerse a voluntad. La habilidad para usar este gran poder va creciendo con lentitud, mediante la aplicación de los otros principios.

 

 

*Estos 13 principios del éxito y la riqueza están descritos con mayor lujo de detalles en el libro «Piense Y Hágase Rico» de Napoleón Hill, uno de los mayores clásicos de autoayuda y desarrollo personal sobre abundancia, prosperidad, riqueza y dinero que se haya escrito. ¡Su lectura es obligatoria!

 

¿Qué te ha parecido este artículo?, ¿Te ha resultado útil y valioso?, ¿Conocías los 13 principios del éxito y la riqueza de Napoleón Hill?, ¿Has leído el libro «Piense Y Hágase Rico»?

¡Compártelo!

¡Déjame Tus Comentarios!

*