PostHeaderIcon Los Consejeros Invisibles De Napoleón Hill

Meds de juntas«Lo mejor que se puede hacer para ser en verdad grande es emular a los grandes, en sentimientos y acciones» dice Napoleón Hill antes de confesar y compartir uno de sus secretos más sorprendentes.

Con el propósito de imitar a los hombres y mujeres más exitosos y modelar su carácter, Napoleón Hill adquirió el hábito de mantener una reunión imaginaria cada noche con un grupo al que denominaba como sus «consejeros invisibles» y que estaba formado por los nueve hombres cuya vida y obra le resultaron más impresionantes.

Estos nueve hombres eran: Ralph Waldo Emerson, Thomas Paine, Thomas Alva Edison, Charles Darwin, Abraham Lincoln, Bryan Luther Burbank, Napoleon, Henry Ford y Andrew Carnegie.

El modo en el que procedía era el siguiente:

Por la noche, antes de dormir, cerraba los ojos y se imaginaba a estos nueve hombres sentados a su alrededor en una mesa de conferencias. Esto le permitía sentarse entre quienes consideraba como los más grandes, incluso él dominaba el grupo, y actuaba entre ellos como su presidente.

Su meta con este método era la de reconfigurar su propio carácter de manera que se convirtiera en una mezcla de los carácteres de sus «consejeros invisibles».

Durante estas reuniones imaginarias, Napoleón Hill convocaba a los miembros de su gabinete para que le transmitieran el conocimiento que deseaba adquirir, dirigiendose a cada uno de ellos en voz alta de la siguiente manera:

«Señor Emerson, deseo adquirir de usted…»

«Señor Edison, deseo adquirir de usted…»

«Señor Ford, deseo adquirir de usted…»

«Señor Carnegie, deseo adquirir de usted…»

«Señor …»

Y uno a uno les pedía aquellas cualidades del carácter que deseaba adquirir de ellos.

Su manera de dirigirse a los miembros de su consejo imaginario cambiaban según los rasgos de carácter que estaba más interesado en adquirir en ese momento.

Además, Napoleón Hill estudió la vida de cada uno de ellos con detenimiento.

En un principio el propósito de estas reuniones imaginarias era el de fijar en su propio subconsciente, mediante la autosugestión, ciertos rasgos del carácter que deseaba adquirir. Más adelante acudió a este método para consultarles cada problema difícil al que debía enfrentarse.

Napoleón Hill afirma que por medio de la influencia de sus «consejeros invisibles» pudo superar un gran número de ocasiones en las que se encontraba en verdaderas dificultades y en las que incluso a veces su vida corría peligro, .

 

*Este método de los consejeros invisibles aparece explicado en el libro «Piense Y Hágase Rico» de Napoleón Hill, uno de los mayores clásicos de autoayuda y desarrollo personal que trata sobre la temática de la abundancia, la prosperidad, la riqueza y el dinero.

 

¿Te animas a llevar a cabo tus propias reuniones de «consejeros invisibles» y comprobar los resultados?, ¿Cuáles serían tus nueve «consejeros invisibles»?, ¿Qué rasgos del carácter te gustaría adquirir de cada uno de ellos?, ¿Qué preguntas les harías?

¡Compártelo!

¡Déjame Tus Comentarios!

*