PostHeaderIcon ¿Quién Es Napoleón Hill? (Biografía)

Foto de Napoleón Hill, el famoso autor de libros de autoayuda y desarrollo personal considerado como uno de los mejores.Napoleón Hil (1883-1970) fue un periodista y conferenciante motivador, considerado por muchos como el autor de libros de autoayuda más destacado. Su merecida fama es debida, sobre todo y entre otras cosas, a la organización de la primera filosofía del triunfo personal, que realizó a petición de Andrew Carnegie – el magnate del acero – y a su obra maestra, la más conocida y exitosa, el clásico Piense Y Hágase Rico, el libro de autoayuda más vendido de todos los tiempos.

En esta ocasión te compartimos con detalle la vida de Napoleón Hill, quien pasó de nacer en la pobreza a alcanzar la más absoluta riqueza (tanto material como mental y espiritual), vivió en una mansión de seiscientos acres, tuvo dos Rolls Royce, fue asesor de tres presidentes de los Estados Unidos y… ¡mucho más!

 

Los Primeros Años En La Vida De Napoleón Hill

Oliver Napoleón Hill nació el 26 de Octubre de 1883, en una pequeña cabaña de madera, en una granja de Wise County, en las recónditas montañas al suroeste de Virginia, Estados Unidos. Allí fue donde se crió principalmente, en la pobreza, sufriendo hambre con frecuencia durante su niñez.

Su padre, James Monroe Hill, era granjero, publicó un periódico semanal y más tarde se convirtió en un importante dentista, y su madre, Sarah Sylvania (Blair), falleció cuando el pequeño Napoleón Hill apenas tenía 8 años.

Napoleón Hill era un niño rebelde, incluso tenía un revólver, y todos sus familiares estaban convencidos de que acabaría siendo un delincuente, incluído su padre. Sin embargo, todo cambió cuando a la edad de nueve años conoció a su serena y paciente madrastra, Martha Ramey Banner, que le amaba con gran ternura y le inspiró a alcanzar logros importantes. Tras descubrir su capacidad para la escritura, ella le ayudó a dominar la máquina de escribir. Napoleón Hill redactó artículos de noticias para el pequeño periódico de su padre, desde los 13 hasta sus 15 años.

Napoleón Hill terminó un programa de dos años en la preparatoria de Wise y seguidamente ingresó a una escuela comercial en el condado cercano de Tazewell para prepararse para el empleo de secretario, lo que le ayudaría a introducirse en el mundo de los negocios.

 

Un Ascenso Meteórico Propulsado Por El Hábito De Recorrer La Milla Extra

Una vez finalizada su carrera comercial, ofreció sus servicios en la zona montañosa al suroeste de Virginia a uno de los hombres ricos y exitosos del estado, el general Rufus Ayers. Napoleón Hill le escribió solicitando trabajar como su secretario y pagar al empresario durante tres meses la misma cantidad que más tarde correspondería a su salario, ya que carecía de experiencia previa.

De este modo consiguió su primer trabajo ganando un dólar al día, lo que era una gran suma en aquella época, especialmente para un chico de su edad. Cómo consecuencia de practicar el hábito de realizar un trabajo mayor y mejor que aquél para el que le pagaban, progresó rápidamente hasta asumir responsabilidades y recibir un salario que estaba absolutamente fuera de proporción con su edad. Mucho antes de cumplir 20 años, llegó a ser Gerente General de una de las minas de carbón del Sr. Ayers. Sin embargo, su jefe perdió su fortuna y Napoleon Hill perdió su trabajo.

Su siguiente puesto fue el de director de ventas para una gran empresa maderera en el sur. No tenía ningún conocimiento sobre la madera y entendía poco de la dirección de ventas, pero había aprendido que era provechoso prestar un servicio mayor que aquel para el te pagan, y también tomar la iniciativa y averiguar qué debía hacerse sin que alguien te lo tuviera que decir. Su progreso fue rápido y le aumentaron el sueldo en dos ocasiones durante el primer año. Le fue tan bien en la dirección de ventas que su jefe le hizo socio. Desafortunadamente, el pánico de 1907 destruyó el negocio y le quitó cada dólar que tenía.

Fue entonces cuando a los veinticinco años de edad, Robert L. Taylor, gobernador de Tennessee y propietario de Bob Taylor’s Magazine, contrató a Napoleón Hill para que escribiera una serie de artículos sobre hombres célebres.

 

La Entrevista A Andrew Carnegie Y Su Insólita Propuesta

Corría el año 1908 cuando Napoleón Hill fue enviado a Nueva York a entrevistar a Andrew Carnegie en su mansión de sesenta y cuatro habitaciones, quien le realizó una insólita propuesta que consistía en la organización de la primera filosofía del éxito para la que sería necesario dedicar al menos veinte años de su vida. Su entrevistador aceptó sin pensarlo demasiado.

Napoleón Hill decidió estudiar derecho en la Georgetown University Law School y convenció a su hermano pequeño Vivian de unirse a él. Asistía a la facultad por las noches y trabajaba como vendedor de automóviles durante el día. Vivian se graduó pero Napoleón Hill tomó otro camino distinto.

En 1910, Napoleón Hill fue comisionado para viajar a Detroit para entrevistar a Henry Ford. Napoleón Hill compró por 575 dólares un auto Ford para regresar a casa. El dinero probablemente pertenecía a su prometida, Florence Elizabeth Horner, cuyos acaudalados padres de Virginia Occidental le habían otorgado una dote para su boda que tuvo lugar en junio de ese mismo año.

Al regresar a Washington, después de la entrevista, Napoleón Hill fundó el Automobile College de Washington para instruir a la gente sobre cómo vender autos. Prosperó rápidamente y le llegó la oportunidad de entrar en el negocio de fabricación de automóviles. Advirtió la necesidad de mecánicos de coches con una formación y abrió un departamento educativo en la fábrica y comenzó a instruir a mecánicos en el montaje y reparación de automóviles. La escuela próspero y le hizo ganar un buen dinero al mes. Su banquero le prestó dinero para ampliar el negocio hasta que llegó a estar excesivamente endeudado y perdió el negocio.

Como la familia de la mujer de Napoleón Hill era influyente, consiguió un puesto como ayudante del abogado principal de una de las empresas más grandes del mundo de la industria del carbón. Le iba bien, no obstante, renunció al empleo en el campo legal y se marchó a Chicago.

Su primer puesto en Chicago fue el de director de publicidad de una gran escuela por correspondencia llamada LaSalle Extensión University. Tenía un historial tan bueno como director de ventas, que el director de la escuela por correspondencia le convenció de que renunciara a su puesto y entrará en el negocio de fabricación de dulces con él. Organizaron la Betsy Ross Candy Company y se convirtió en su primer director. Su socio y otro hombre quisieron hacerse con las acciones de Napoleón Hill en el negocio sin pagar por ellas, lo que originó un conflicto demasiado grande.

Después de su amarga experiencia en el negocio de los dulces, dirigió sus esfuerzos a enseñar publicidad y el arte de vender en una de las escuelas superiores del medio oeste. La escuela próspero desde el principio y estaba creciendo rápidamente, a pesar de los estragos de la guerra. Entonces llegó la segunda llamada filas del ejército, lo cual prácticamente acabó con la escuela, pues se llevó a la mayoría de los que se inscribieron como estudiantes. Una vez más, estaba sin un centavo.

Napoleón Hill se enroló al servicio del Gobierno de Estados Unidos, bajo la dirección personal del presidente Woodrow Wilson, siendo su consejero confidencial. Durante la primera guerra mundial ayudó a idear nuevas maneras y medios para acelerar la producción en las plantas industriales que se dedicaban a fabricar material armamentístico.

 

La Revista Hill’s Golden Rule: Un Sueño Hecho Realidad

El 11 de noviembre de 1918 se detuvo la primera guerra mundial y Napoleón Hill escribió un texto en el que se proponía crear una revista nacional llamada Hill’s Golden Rule para la que no tenía capital, pero se comprometía a obtenerlo antes de treinta días. Al décimo día lo logró. George B. Williams de Chicago hizo posible la Hill’s Golden Rule. De esta forma se hizo realidad el sueño que Napoleón Hill tenía desde pequeño de ser director de un diario. La publicación de la revista Hill’s Golden Rule le proporcionó la oportunidad de ser oído. El mensaje de optimismo y buena voluntad que transmitía se hizo tan popular que fue invitado a hacer una gira por todo el país dando charlas a principios de 1920, la cual le permitió conocer a una gran cantidad de personas intelectuales de todo el país. The Golden Rule Magazine y Napoleón Hill estaban destinados a separarse. Mientras más triunfaba, más descontento se sentía hasta que, finalmente, les regaló la revista a sus socios y se retiró.

Después de dejar The Golden Rule Magazine estableció una escuela de capacitación para agentes de ventas. Su primer cometido fue capacitar a un ejército de 3.000 personas para una compañía de franquicias, por lo cual obtuvo 10 dólares por cada vendedor que cursó sus clases. En 6 meses su trabajo le había proporcionado un poco más de 30.000 dólares. A finales del otoño de 1923, de nuevo se retiró porque no se sentía feliz. Se encontraba varado en Columbus, Ohio, sin fondos y, peor aún, sin un plan para salir de su problema.

 

Una Misión: Completar La Primera Filosofía Del Éxito Personal

Algo en su interior le señaló que había llegado la hora de cumplir con la que era su misión en la vida y completar la filosofía del éxito personal que Andrew Carnegie le había propuesto organizar.

Durante los tres o cuatro primeros meses del año 1924, Napoleón Hill trabajó en esos manuscritos hasta completarlos. Tan pronto como estuvieron terminados, de nuevo se sintió tentado por el deseo de volver a los negocios y adquirió el Metropolitan Business College en Cleveland, Ohio, y para finales de año habían crecido y se habían expandido, alcanzando casi el doble del mejor récord de la escuela. De nuevo, se sintió descontento y entregó el negocio a sus socios para concentrarse en dar discursos y ofrecer conferencias sobre la ideología del éxito.

Napoleón Hill impartió una conferencia casi vacía en Canton, Ohio, a la que asistió Don R. Mellett. La filosofía de las leyes del éxito llamó tan poderosamente su atención que se convirtió en su socio, adoptando el compromiso de presentar la renuncia como director del diario Canton Daily News para asumir la gestión empresarial de los asuntos del autor. Por su parte, Napoleón Hill comenzó a escribir una serie de editoriales especiales basados en la filosofía de las leyes del éxito que se publicaban los domingos en el este mismo diario. Uno de ellos llamó la atención del juez Elbert H. Gary, en aquella época presidente del consejo de administración de la United States Steel Corporation, quien se ofreció a comprar el curso de las leyes del éxito para sus empleados. No obstante, el juez Elbert H. Gary falleció y Don R. Mellet fue asesinado el 16 de julio de 1926.

 

Una Amenaza De Muerte Y Un Éxito Asombroso

A la mañana siguiente del asesinato del señor Mellett, Napoleón Hill recibió una llamada anónima para avisarle de que tenía una hora para salir de Canton o de lo contrario también acabarían con su vida. De inmediato cogió su automóvil y se marchó a las montañas de Virginia Occidental, en donde permaneció oculto y lleno de miedo en la casa de unos familiares.

Más de un año después, en el otoño de 1927, tomó la decisión de enfrentar la situación y salió de casa. Se fue a Filadelfia en busca de alguien con veinticinco mil dólares que le ayudara a publicar su ideología del éxito. Allí se reunió con Albert. L. Pelton, un anunciante de su revista The Golden Rule Magazine, y tras echar un vistazo a los manuscritos accedió a publicar su primer libro titulado Las Leyes Del Éxito, compuesto por ocho tomos y que vio la luz por primera vez en el año 1928, justo veinte años después de su entrevista a Andrew Carnegie.

Tras sus primeras ventas, Napoleón Hill compró dos Rolls-Royce y una enorme propiedad de seiscientos acres en las montañas Catskill, contrató criados y personal de mantenimiento, pero perdió su mansión poco después del pánico financiero de 1929.

Regresó a Washington, D. C. la ciudad desde la cual se inició, tiempo atrás, después de su primera reunión con Andrew Carnegie. Durante el año 1930, Napoleón Hill publicó su segundo libro titulado La Escalera Hacia El Éxito una versión abreviada de su anterior obra, pero que no tuvo mayor repercusión. De modo que, durante tres años, se limitó a esperar que pasara la tormenta.

 

Consejero De Franklin D. Roosevelt, El Libro Más Vendido De La Historia Y Una Entrevista Al Diablo

En 1933, Jennings Randolph, senador por West Virginia, presentó a Napoleón Hill con el presidente Franklin D. Roosevelt y a raíz de esto se convirtió de nuevo en consejero de un presidente. Varios años más tarde renunció a dicho puesto para dedicar más tiempo a escribir.

En 1937, Napoleón Hill publicó su obra más exitosa, el clásico Piense Y Hágase Rico, que se ha convertido en el libro de autoayuda más vendido de la historia con más de cincuenta millones de copias.

Un año más tarde escribió Burlar Al Diablo, en cuyo interior comparte una entrevista al diablo, aunque debido a su contenido ha permanecido oculto durante más de setenta años y no se ha publicado hasta el año 2011, después de que Napoleón Hill falleciera.

En 1939 se publicó el libro Herramientas de Oro y unos años más tarde, en 1945, el libro publicado fue La Llave Maestra de la Riqueza.

Napoleón Hill conoció a W. Clement Stone en 1953 con quien formó una alianza que duró diez años. En 1954, ambos fundaron la revista Success Unlimited, poco tiempo después, en 1960, publicaron el libro La Actitud Mental Positiva, uno de los mayores clásicos de la autoayuda.

Con 74 años, en 1957, Napoleón Hill recibió el título de doctor honorario de Literatura del Salem College y diez años más tarde, en 1967, publicó su último libro Cómo Hacerse Rico Sin Preocupaciones.

Napoleón Hill falleció el 8 de noviembre de 1970, a los 87 años, en Greenville, Carolina del Sur.

 

 

Espero y deseo que conocer con mayor detalle la vida de Napoleón Hill, sin duda, uno de los hombres más destacados de la autoayuda, te haya resultado muy útil y valioso.

 

*NOTA: Te animo a profundizar en su filosofía sobre el éxito personal a través de todos los mejores libros de Napoleón Hill en español. ¡Conócelos!

*NOTA 2: Descubre sus ideas más brillantes y motivadoras a través de las mejores frases célebres de Napoleón Hill. ¡No te las pierdas!

 

¡Compártelo!

¡Déjame Tus Comentarios!

*