PostHeaderIcon Una Magistral Lección De Henry Ford (Historia Inspiradora)

Coche Ford Rojo«No es más sabio el que más cosas sabe sino el que sabe las que más importan.» dijo Bernardino de Rebolledo (1597 – 1676).

Y como prueba de ello, en esta ocasión quiero compartir contigo una valiosa y sorprendente historia inspiradora sobre Henry Ford. 

En el interior de esta breve historia se haya una poderosa lección que revela el motivo por el que uno de los hombres con menor nivel de estudios académicos (no llegó a sexto de primaria) logró alcanzar uno de los mayores éxitos económicos.

 

«Muchas personas cometen el error de suponer que, porque Henry Ford tenía pocos «estudios», no era un hombre «educado». Esa palabra deriva de la palabra latina educo, que significa sacar, extraer, adquirir de dentro.

Un hombre educado no es, necesariamente, alguien que tiene abundancia de conocimientos generales o especializados. Un hombre educado es el que ha cultivado las facultades de su mente de tal manera que puede adquirir cualquier cosa que se proponga, o su equivalente, sin violar los derechos de los demás.

Durante la Primera Guerra Mundial, un periódico de Chicago publicó ciertos editoriales en los que, entre otras cosas, a Henry Ford se le llamaba «ignorante pacifista». El señor Ford objetó esas afirmaciones y entabló un pleito por difamación contra el periódico. Cuando el juicio tuvo lugar, los abogados del periódico exigieron una justificación y llamaron al propio señor Ford al banquillo de los testigos, con el propósito de demostrarle al jurado que era un ignorante. Los abogados le hicieron a Ford una gran variedad de preguntas, todas dirigidas a demostrar de manera evidente que, si bien quizá tuviese una cantidad considerable de conocimientos especializados en lo que se refería a la fabricación de automóviles, básicamente era un ignorante.

A Ford le hicieron preguntas del estilo de:

– ¿Quién fue Benedict Arnold?

– ¿Cuántos soldados enviaron los británicos a las colonias americanas para sofocar la rebelión de 1776?

En respuesta a esta última pregunta, el señor Ford replicó:

– Ignoro la cantidad exacta de soldados que los británicos enviaron, pero he oído decir que fue una cifra considerablemente mayor que la de los que regresaron.

Al final, el señor Ford acabó por cansarse de ese tipo de preguntas y, para contestar una particularmente ofensiva, se inclinó hacia adelante, señaló con el dedo al abogado que había hecho la pregunta y dijo:

– Si de veras quisiera responder la pregunta tonta que acaba de hacerme, o cualquiera de las otras que me ha hecho, permítame recordarle que en mi escritorio tengo una hilera de botones y que apretando el adecuado puedo llamar en mi auxilio a hombres capaces de responder cualquier pregunta que quiera hacerles en lo que concierne al negocio al que he dedicado casi todos mis esfuerzos. Ahora dígame para qué necesito llenarme la cabeza con conocimientos generales, con el fin de contestar preguntas, cuando dispongo de hombres a mi alrededor que pueden proporcionarme cualquier conocimiento que les pida.

Indudablemente, ésa fue una respuesta muy lógica.

Y dejó confundido al abogado. Todas las personas que había en la sala se dieron cuenta de que no era la contestación de un ignorante, sino de un hombre educado. Cualquier hombre es educado si sabe dónde adquirir el conocimiento cuando lo necesita, y cómo organizar ese conocimiento en planes definidos de acción.

Mediante la asistencia de sus «equipos de trabajo» Henry Ford tenía a su alcance todo el conocimiento que necesitó para convertirse en uno de los hombres más ricos de Estados Unidos. No era esencial que tuviese esos conocimientos en la mente.»

 

Sin duda alguna, a pesar de no tener a penas estudios académicos, Henry Ford fue un hombre realmente inteligente, pues supo rodearse de personas que podían resolver y proporcionarle respuesta a cualquiera de sus dudas o preguntas. ¿No crees?

 

*Esta poderosa historia inspiradora aparece escrita en el libro «Piense Y Hágase Rico» de Napoleón Hill, un clásico de la autoayuda y el desarrollo personal sobre abundancia, prosperidad, riqueza y dinero. ¡100% recomendado!

 

¿Qué te ha parecido este artículo?, ¿Te ha resultado útil y valioso?, ¿Conocías esta historia sobre Henry Ford?, ¿Has leído el libro «Piense Y Hágase Rico» de Napoleón Hill?

 

¡Compártelo!

¡Déjame Tus Comentarios!

*